Uróboro: El eterno ir y venir del deseo, satisfacción y sistemas bilógicos

Uróboro: El eterno ir y venir del deseo, satisfacción y sistemas bilógicos

Uróboro: El eterno ir y venir del deseo, satisfacción y sistemas bilógicos

La vida reducida para este artículo en tres dimensiones: Personal, social y biológica tiene una semejanza demasiado atractiva y con ribetes gravitatorios con el Uróboro. Usted que se da el ánimo de leer se preguntará ¿Qué es un Uróboro? Yo le explicaré.

Uróboro : Etimológicamente uróboros proviene de la unión de dos palabras griegas de “oyrá” y “borá”, lo primero significa “cola” y lo segundo “alimento”. Pero aquí la etimología no es lo importante sino el símbolo, no nos encontramos frente al lenguaje escrito, frente a su semántica, sino frente al lenguaje puramente simbólico, por lo cual hay que atender prioritariamente a la forma[1]. En definitiva, es lo más cercano para explicar la lógica de sistemas.

Pues bien, ya explicado lo anterior, invito a su cabeza a realizar un ejercicio que servirá para que usted más tarde, pueda aplicar lo mismo a cada cosa que estime pertinente. Así podrá comprender cuál es el sentido y lógica de las cosas.

El deseo

Una pulsión abstracta que muchas veces puede ser satisfecha de manera material como inmaterial, si usted desea un TV, lo compra, ya lo posee y el deseo debería parar. Pues bien, esto lo supo el sistema capitalista y en un primer paso lo implemento de manera erótica, es decir, haciéndolo desear de manera sutil, mostrando poco y sugiriendo harto. Debemos saber que siempre ha existido una explotación de esta pulsión libidinosa. Hoy, el capitalismo actual, evolucionado para su propia conveniencia y en desmedro nuestro, lo obliga a desear de manera pornográfica, apoyado en la publicidad y los medios de comunicación que usted desea todo el tiempo.

Los bienes materiales están listos antes de ser construidos, usted se compra el Iphone y ya está la promoción del Iphone 29, el que realmente apagará esa sensación de vacío ominosa. El asunto es que el deseo sólo existe en ausencia, ergo: nunca podrá ser satisfecho. Usted puede comprar el Iphone 28, el 29, pero seguirá deseando el Iphone 30 y así sucesivamente. Todo lo anterior ayudado por la publicidad que le muestra gente feliz y sin problemas, ya que en sus manos tiene el nuevo Iphone, nótese: NUEVO.

Nuevo vendría a ser la palabra clave, agitemos la lógica: El deseo se produce y reproduce, por ende usted siempre va desear lo que no tiene y por esto la cúspide del deseo o fin del arcoíris es el NUEVO objeto de deseo. Hoy, está relación a mutado y se ha vuelto peligrosa porque se ha extrapolado y se ha transformado en una estructura isomorfa con la relaciones emocionales, amorosas o sentimentales, según prefiera adjetivarlas. El deseo es un Uróboro, un simbólico ser capaz de consumir hasta la última reserva de calcio de su organismo.

El deseo es siempre “deseo de alguna otra cosa”, ya que es imposible desear lo que ya se tiene. Por lo tanto, el objeto de deseo es pospuesto continuamente, es una metonimia.[2]

La insoslayable satisfacción del Uróboro

La figura septimforme buscara la satisfacción como la panacea para obtener felicidad y cumplir la ilusión de la satisfacción ¿Usted cree que el ejemplo es sólo una figura literaria? Veamos, cuando hablamos de satisfacción personal, muchos le dirán que nace de posponer el egoísmo, error; ya que muchas veces la felicidad es un momento propio que nadie más puede vivir y que usted deberá atesorar y devorar en 5 minutos, un día o tres horas en cuanto dure. Durante ese momento, deberá hacer que las necesidades de otras personas queden en tercer plano y no gobiernen su vida. Falsas señales de la ruta que postulan que la felicidad nace de la más profunda negación del my self. La felicidad es saber darle el espacio al my self. No podrás, no es sano ir por la vida satisfaciendo las necesidades ajenas y posponiendo las suyas.

Cada acto manchado por la falsa bondad, es sólo una pulsión vacía que lleva a postular que somos mejor que nuestros pares. Casa acto que busca negar nuestras necesidades en pos de peticiones ajenas nos llevará a negativizar y alcalinizar nuestra energía vital, energía que usamos y con la cual bañamos los actos hacía los demás. ¿Qué entregamos? Según lo anteriormente señalado, damos un acto manchado con nuestras frustraciones e infelicidad.

Usted se preguntará ¿dónde está la lógica de sistema? Preste atención: Si usted tiene una necesidad y no la satisface, quedará insatisfecho. Lo anterior, transformado en conducta, llevará a una necesidad culposa, es decir: Obtener una satisfacción será igual a una carga negativa, ergo jamás tendrá la opción de disfrutar; la felicidad será vedada. Cuándo usted satisfaga sus necesidades lo hará con una espantosa carga de conciencia y si no lo hace transferirá esa carga a la persona que usted ha decidido culpar por “deber” postergar su propia satisfacción. Lo anterior en un ejercicio autopiético elevado a la potencia de cada acto de “bondad”.

En materia de sistemas biológicos, debo señalar que ambos ejemplos están contenidos en nuestro cuerpo. Un cuerpo que merece tener un lugar importante en su propia vida. Es interesante como la velocidad de la vida nos ha llevado a olvidarnos del vehículo de la experimentación del fenómeno llamado existencia. David Hume señaló: “Todo conocimiento deriva de la experiencia sensible, ésta es la única fuente de conocimiento, y sin ella no se lograría saber alguno”

Más allá de la romper los records de velocidad en la autopista del materialismo, es necesario satisfacer el alma.

“Sembráis mucho, pero recogéis poco; coméis, pero no hay suficiente para que os saciéis; bebéis, pero no hay suficiente para que os embriaguéis; os vestís, pero nadie se calienta; y el que recibe salario, recibe salario en bolsa rota[3]”

Es necesario subir al monte y traer madera para reedificarnos en una sociedad que tiene un doctorado en deshumanizar y generar un analfabetismo sensitivo. O usted cree que es posible ver una virgen pasear por un matadero.

Personas Referencias
Mauricio González Seguel Periodista
@gmauricio554
Cristian Vásquez Diaz Edición @PiojoChile

Referencias

[1] http://jorgromerogil.blogspot.cl/2012/02/significados-del-uroboros.html
[2] http://www.psiconotas.com/el-deseo-para-lacan-842.html
[3] Hageo: fue uno de los doce profetas hebreos menores y el autor del libro de Hageo. Su nombre significa fiesta, solemnidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube