Las esferas cotidianas que invisibiliza el Estado

Las esferas cotidianas que invisibiliza el Estado

Las esferas cotidianas que invisibiliza el Estado

El Estado está compuesto por distintas esferas sociales que integran la sociedad, donde algunas esferas cercanas son invisibilizadas no permitiendo dar cuenta a otras de su existencia ni de su habitar.

La ciudadanía no es una masa bruta y muerta que espera las decisiones de las autoridades para ejercer su vida cotidiana. 

Conforme se transforma la sociedad, en distintas esferas se van creando relaciones subjetivas entre los actores en términos de asociación, las cuales conviven y se entremezclan unas con otras desarrollando al actor social y por ende generando actividades de acuerdo a sus fines.

En algunas de las esferas como: las artísticas, religiosas, fuerzas armadas, cárceles, guetos, poblaciones, escuelas, etc., corresponden a esferas que obedecen a lógicas distintas entre ellas. A su vez, los actores a través de sus relaciones se constituyen culturalmente en base a estructuras, códigos y límites, donde los individuos se cargan y construyen con distintas configuraciones repletas de percepciones entre los de su esfera o interacciones con otras esferas.

Cada actor tiene tres perspectivas para interactuar: su relación con el poder, su posición y como tercero; su forma de habitar con el poder y su posición, además de ser su propio constructor de trayectoria y su portador de la cultura que ha ido creando con el tiempo y la relación que lleva con otras subesferas o esferas externas.

Por que en un juego recursivo profundo, el actor que construye su habitar, pero también construye su esfera. Esta condición es una condición del fenómeno sociológico de interacciones, las cuales enriquecen su subjetividad a través de las distintas esferas que conocerá en su trayectoria, sus relaciones que ejerce entre lo nuevo, lo antiguo y la interacción que construye a través de las esferas circundantes.

En la vida cotidiana, el actor se dispone en sus fases tempranas compulsiones de socialización, donde se llevan a cabo las prácticas sociales, las que suministran un sentido práctico de las estrategias de distintas situaciones, donde también se ocasionan las distintas relaciones en el medio social y que constituyen un habitar según su origen social.

Une ejemplo de la abstracción anterior es en la práctica lo que sucede con el Estado y sus modelo económico, ya que estos están adecuados para esconder realidades a través de esferas, vale decir, el aislamiento de la pobreza relegándola a la periferia de la ciudad y la riqueza también relegándola a las afueras de la ciudad, desapareciendo del centro de atención las brechas económicas y dejando al centro el promedio que interactúan mayormente en la esfera del trabajo negando la realidad y encaminando la fuerza de trabajo.

También los centros de acogidas del adulto mayor y vagabundos, centros psiquiátricos, fuerzas armadas y conventos son dispuestos estratégicamente para que tengan la menor interacción posible con la ciudadanía. Al contrario de los hospitales, clínicas y colegios, que crean esferas de interacción cotidiana con aquellos actores que comparten esferas similares, a fines, vale decir, similares condiciones económicas de posición y poder.

No es casual ver en televisión, el desconocimiento de las problemáticas de las desigualdades, ya que las construcciones de los monopolios mediáticos yacen en un origen donde las problemáticas e interacciones entre las esferas no dieron cuenta en su construcción de las brechas y desigualdades.

El Estado y el modelo económico está estructurados de tal modo que por un lado un niño en precarias condiciones económicas no da cuenta de la brecha social por que el Estado lo margina generando mínima interacción entre las esferas donde niños con riqueza desconocen en la práctica la existencia de la pobreza. Y por tanto, y de modo transversal, el Estado resuelve el problema invisibilizando las realidades, no contrastándolas y evitando los choques de poder y de posición, o bien no dando cuenta de las brechas sociales.

Por tanto, la relación del habitar con los individuos estaría relacionada por las condiciones económicas de los actores, siendo por este motivo principal por el cual pasan las relaciones sociales, y por tanto el habitar de las clases donde proviene su origen.

Ahora bien, los procesos de socialización, con aquellos diferenciados por sus distintas subculturas se objetivan en las instituciones donde se encarnan los individuos frente a las disposiciones respecto de las condiciones de la vida y las experiencias sociales. Vale decir, las instituciones del Estado, empresas privadas y públicas, todas ellas crean condiciones desde su origen de poder y posicion, en el caso del poder gubernamental la elite toma control sobre el servicio público, encargando a los individuos de origen acomodado a lidiar con familias marginadas y por otro lado, las empresas de la elite ejercen bajo la condición privada, en lideres de origen acomodado, respecto de la fuerza de trabajo.

Pero, estos procesos recursivos incluyen un cambio social cuyo establecimiento supone las posibilidades de modificación por medio de relaciones de fuerza física o violencia simbólica. Porque las esferas de las clases subalternas, populares o folclóricas obedecen a la interacción de la construcción y su experiencia de inequidad que finalmente contrastan la realidad. Por una parte, las esferas de pobreza ejercen su poder desde la fuerza de trabajo y su construcción de origen de desigualdad que empuja el choque de igualdad de poder y posición, y por otro lado, la oligarquía ejerce su fuerza a partir de sus esferas de poder económico manteniendo a raya su poder y posición. Este choque es la lucha histórica de las dos grandes esferas.

Por tanto, el carácter final de la estructura social es de trasformación, donde es inevitable la autorregulación de la estructura que media con la acción social a través de las clases subalternas, donde el sentido de concepción de la dimensión social del ser humano es inherente respecto de las relaciones que produce la sociedad y la reivindicación de las estructuras sobre el poder desde el pueblo.

Personas Referencias
Equipo Revista Piojo.cl Revisión: Equipo Revista Piojo.cl
Cristian Vásquez Diaz Edición @PiojoChile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube