Vacaciones de Verano: Reflexión sobre el tiempo prestado

Vacaciones de Verano: Reflexión sobre el tiempo prestado

Vacaciones de Verano: Reflexión sobre el tiempo prestado

Las vacaciones de verano son ideales para vivir tiempo de calidad en familia.

Todos sabemos que la cuenta regresiva empieza con la semana del Festival de Viña, por lo menos yo lo uso para saber que ya se acaban los días de asueto. Es genial tener ese tiempo donde hacer nada es lo correcto. Momentos en lo que ver pasar el día, levantarse para esperar volver acostarse y divagar en lo etéreo es lo prescrito.

Cómo otras personas yo trato de hacer coincidir mis vacaciones con la persona amada, no me cuesta tanto. En esos momentos podemos hacer lo que nos venga en gana, cocinar para disfrutar y no para tener energías para trabajar. El desayuno, puede ser a las 11 am. La tarde te deja caminar y pensar en las infinitas probabilidades que te ofrece la vida, positivismo propio del verano, yo creo que son los efectos del sol y su vitamina D.

Pero como les contaba, mi medidor del fin de esos días de libertad es el Festival de Viña, no haré un crítica al evento, ya que creo que cumple a cabalidad con lo que propone. En los días de vacaciones abundan en algunas cabezas esos sueños de libertad tan peligrosos para un sistema de trabajo como el actual. Nadie fantasea con: mmmm, espero que volver a trabajar y encontrarme con más trabajo. Ojalá que al volver a las empresas la jornada sea de 10 horas o cosas de ese estilo.

Quizás algunos abrazados despiertos por Morfeo piensen: Podrían subir el sueldo en la firma, peros creo, son los menos. Los sueños de no volver al lugar son los más recurrentes. Las fantasías emancipadores del yugo del trabajo abundan entre mis amigos. También, hay otros que mezclan sus sueños de emancipación con motosierras, abrigos largos y negros o un auto a gran velocidad que: SORPRESA, atropella al jefe. Pero está bien, la mayoría de las rebeliones, procesos de independencia o revoluciones deben estar decorados como cuadro de Pollock[1] con un poco de sangre y uno que otro órgano vital aplastado.

Ahora, por fin he comprendido el riesgo del ocio. Yo más allá del sueño de no volver a trabajar más y vivir como un salvaje posmoderno pienso más en la vuelta mala, esa que te lleva reflexionar sobre el tiempo.

¿De quién es el tiempo? ¿Somos dueños de nuestros segundos, horas, minutos, días, meses y años? O vivimos tiempos prestados. Yo abracé la idea de los tiempos prestados, en realidad las vacaciones son momentos de gran felicidad y libertad que las empresas les prestan a sus empleados para que aprovechen de recargar sus pilas, no para que tengan sueños emancipativos. Hoy por hoy, los seres humanos no vendemos nuestra fuerza de trabajo, o comercializamos nuestro tiempo.

Es más, hoy cambiamos por dinero momentos de calidad con nuestros hijos como la primera palabra, algún cumpleaños (trabajadores de retail) o estar presentes en un momento de enfermedad. La vida y los recuerdos están constituidos por momentos alegres y tristes. La alegría y tristeza son  dos potencias que juegan a morderse la cola y en cuyo juego estamos al medio. Lo anterior lo ofrecemos a cambio de un salario, para algún más alto, para la mayoría solo para sobrevivir.

En nuestra vida en pareja, tenemos horas prestadas. Cuando la persona que amas como la canción de Víctor Jara señala:

Te recuerdo Amanda
la calle mojada
corriendo a la fábrica donde trabajaba Manuel

La sonrisa ancha, la lluvia en el pelo,
no importaba nada
ibas a encontrarte con él,
con él, con él, con él, con el

Son cinco minutos
la vida es eterna,
en cinco minutos

Suena la sirena,
de vuelta al trabajo
y tu caminando lo iluminas todo
los cinco minutos
te hacen florecer

La vida es eterna en cinco minutos, a ¿Cuánto vendemos 8 horas, 45 a la semana y 5 días de un total de 7? ¿Existe una cifra valida? Para mí no.

Sumemos que si quieres ver a la persona que amas debes sumar los vectores transporte, horas muertas en un frigorífico de animales que aún viven. Esperarle, verla, hablarle y florecer. Dejarla en su casa, temprano, ya que al otro día a las 6 am de pie a esperar la locomoción.

Lo anterior, me hace fantasear en no volver, no volver ni al trabajo, no volver a Santiago y su dictatorial simbolismo. La catedral del letargo, con su imponente torre que se proyecta violando las nueves (costanera center) que es similar al ego de su dueño. Santiago y el éxito, dos manos que se crean y re-crean para envolver el cuello del ciudadano común y en movimiento erótico… Presionar.

No existe institución alguna a quién reclamarle, no existe ONG para plantear mis reparos. No hay un SERNAC para poner una demanda o tribunal de justicia para un recurso de protección. Indefensos marchamos con estandartes en la espalda. Desfilamos al nido de ametralladoras con la convicción de atravesarlas como lo hicieran Wilfred Percy Neville y sus compañeros[2].

He decidido renunciar. Renunciar a los simbolismos. Renunciar a los esquemas artificiales. Dejar de vivir momentos calentados por 5 minutos en un microondas. Viña tiene Festival. Y yo una pena por tener que sostener un sistema gris y trágico.

Personas Referencias
Mauricio González Seguel Periodista
@gmauricio554
Cristian Vásquez Diaz Edición @PiojoChile

Referencias
[1] Jackson Pollock: influyente pintor estadounidense y una importante figura en el movimiento del expresionismo abstracto. Era reconocido por su estilo único de salpicar pintura.
[2] Es la verdadera historia de un soldado con un enorme espíritu deportivo, y  que en línea con la tradición típica inglesa de aquellos entonces, sintió que la guerra era como un juego de fútbol, asimilando que cuando atacaban las posiciones ocupadas por los alemanes en Francia, esto se trataba de un partido pero a vida o muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube