Nutrición responsable: Mas allá de las etiquetas

Nutrición responsable: Mas allá de la etiquetas

Nutrición responsable: Mas allá de la etiquetas

Pareciera que solo colocando etiquetas en los productos podemos estar tranquilos, pues no, existen diversas problemáticas que golpean la nutrición desde distintos ángulos, ya sea la vida social acelerada, la falta de educación alimenticia, nuevos compuestos en las comidas, incorporación de educación actualizada en los colegios, alimentos en farmacias, etc.

Hoy los nutricionistas han avanzado, pero enfrentan un mundo complejo con la farmacología, aquella que se puede combatir con nuevas formas de alimentarse, porque siempre existirán nuevas formas de alimentarse, siempre la tecnología y la ciencia harán que creamos en que lo último y lo más caro es lo mejor, a menos que nosotros decidamos que no todo lo que sale en la tele es lo que necesitamos.

Como profesional de la salud, reconozco que hay complementos y suplementos nutricionales excelentes, de hecho, se los recomiendo a algunos pacientes, pero ha algunos, y digo algunos, porque no a todos les sirve lo mismo, no todos tenemos el mismo cuerpo, ni gustos ni historia familiar. Nadie es igual a otro, y con esto un consejo: no tomen lo que le sirvió a la vecina, al hijo del amigo. No todo lo que les venden como “bueno” lo es, porque en vez de estar haciendo un bien, podrían dañarse de manera irreversible. En Chile falta mucha educación en torno a la salud, que busque cómo no enfermar, en vez de mejorar. Prevenir, en vez de curar.

Porque luego la persona cae en la automedicación y a los problemas que conlleva. A riesgo de echarme encima a muchas personas, aunque no lo crea usted, tarde o temprano aquellas personas que viven de pastillas, llegarán a un nutricionista, porque se van a cansar de andar de farmacia en farmacia, hasta que comprenderán que nuestro cuerpo es la respuesta a lo que nosotros le hemos hecho. El llamado ahora es, antes de echarse a la boca una pastilla, piense en por qué lo está haciendo. Piense en qué ha pasado por su cuerpo, y con una mano en el corazón, decida si quiere seguir igual o generar un cambio. Ahí recién, podrá mejorar.

De hecho, algunas enfermedades con un programa de nutrición bien diseñado, bien llevado y bien adaptado, es el mejor remedio que nuestro cuerpo pueda tener. Tanto para prevenir como para sobrellevar una enfermedad. Sobre todo, porque ya hay muchos enfermos crónicos en Chile. Personas que, con una buena educación en torno a su patología, podrían tener una vida diferente, inclusive más feliz. Como nutricionista no solo me ocupo de lo que necesita mi paciente, también de lo que su entorno necesita. Ésa es la diferencia entre dar una pastilla, y creer que siempre se puede mejorar. Crear una vida nueva, renovar más allá.

Hoy el ser humano enfrenta muchos problemas sin una adecuada nutrición, los peligros son inminentes, la obesidad en sí, engloba varias patologías que están desarrollándose a más temprana edad cada vez. Niños diabéticos, niños hipertensos, niños dislipidémicos. Todas las anteriores son ECNT (enfermedades crónicas no transmisibles), que vienen a poner en peligro a las futuras generaciones, a nuestros hijos, a sus hijos y a sus nietos. Generaciones enteras enfermas, con una calidad de vida socavada, con gastos de dinero extremos, sin ganas de vivir. Éste no es sólo un problema de lo que pueda comer hoy y dejo de comer mañana sino, de lo que mis hijos comen y sus hijos van a comer, y de lo que se enfermen.

Haciendo una crítica propositiva, el Estado debe hacerse cargo, en vez de estar tan pendiente de que las empresas pongan etiquetado nutricional, de que pongan etiquetas rojas o negras -todo lo anterior se agradece-, pero debería ocuparse de que los chilenos entiendan qué significa el Etiquetado Nutricional, qué es, por ejemplo “Hidratos de Carbono Disponibles”. Qué son las grasas saturadas, qué es lo que causan, grasas trans, etc. Se gasta tanto dinero en “curar la enfermedad” en vez de gastarlo en “prevenir la enfermedad”. Entonces, es fundamental la educación y por lo pronto, nutricionistas en los colegios, escuelas. Incluso en los jardines infantiles.

He trabajado en varios sectores como: clínicas, consultorios, casinos y en algunos medios y he podido dar cuenta que los problemas se pueden enfocar desde varias perspectivas, pero serian dos los tipos de personas que entran en el juego: Por una parte, las personas preocupadas y personas ocupadas. Sin embargo y lamentablemente son las “preocupadas” las más, y digo “lamentable” porque el preocuparse no sirve, hay que hacer cosas. Hoy en día las “dietas milagrosas” son un boom, tomar pastillas es, literalmente, pan para hoy y hambre para mañana. Hay que entender que la nutrición no es algo que se haga en una o dos semanas, es para toda la vida.

Finalmente, el problema de la nutrición existe en todos lados, aquí no hay discriminación, porque el más rico y el más pobre pueden enfermar de lo mismo, y morir por las mismas causas.

Personas Referencias
Enrique Villarroel Autor: Nutricionista
Cristian Vásquez Diaz Edición @PiojoChile

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube