Carta a los chilenos, y a las chilenas también

Carta a los chilenos, y a las chilenas también

Carta a los chilenos, y a las chilenas también

Chile, país libre y próspero, hoy se ve amenazado igual que hace más de cuarenta años. Hay quienes pretenden cambiar nuestra educación y que sus hijos estudien junto a los nuestros.

La siguiente carta apareció en el Metro de Santiago durante las últimas semanas. Se trata de un llamado de atención a los ciudadanos y ciudadanas para que se resten del proceso constituyente. Acá los argumentos propuestos:

Otros desean modificar la sana y productiva relación entre empleaduchos y jefes, e incluso hay quienes proponen eliminar nuestra Carta Fundamental, la venerada e inmaculada Constitución de la República de Chile escrita por Jaime Guzmán y adornada con su firma por don Ricardo Lagos.

Sabemos que estos temas le aburren, por eso seremos breves. Ese aburrimiento tiene una explicación: hace décadas nos apropiamos de la Constitución y la armamos a nuestra medida -ustedes harían exactamente lo mismo-. Buscamos al Hombre más íntegro entre los nuestros y le dimos la misión de dirigir la vida de chilenos y chilenas por la senda del conservadurismo, el catolicismo y el libremercado. Gracias a dios, Jaime supo interpretar los tiempos venideros y esto de la “nueva constitución” no es más que un juego para que los izquierdosos se queden tranquilos.

Usted no se preocupe, nadie le va a quitar el derecho a desentenderse de usted mismo. Muy por el contrario, endureceremos los mecanismos de control para que no tenga que ocuparse por su futuro. ¿Se imagina decidiendo sobre el porvenir de sus propios hijos? ¿Dejaría en manos de un completo ignorante el destino del país? ¿Confiaría en otros iguales a usted? Seamos sinceros, a usted no le conviene hacerse responsable. Lo mejor es que nosotros sigamos administrando el dinero y los valores tan bien como lo hemos hecho hasta ahora.

Ya se debe estar aburriendo de leer. Es entendible por el bajo nivel de comprensión que tenemos en Chile, pero esto tampoco interesa. Lo importante es que no se asuste. No permitiremos que se haga cargo de su vida, ni menos de la de sus propios hijos. Usted seguirá dependiendo de las decisiones que tomemos en el club de golf o en Miami. No es necesario que participe del proceso constituyente planteado por la señora Bachelet ni menos se les ocurra pensar en una ASAMBLEA CONSTITUYENTE. Le avisamos que si se atreve a opinar, tendrá que llenar formularios aburridos y sin ningún sentido para usted. La Constitución es para Abogados, Economistas e Ingenieros, no para la gente ordinaria como usted o como su compañero de asiento en el transporte público.

Bastante hacemos nosotros por todos ustedes: nuestros niños una vez al año van a algún colegio pobre y conocen “otras realidades”; más grandes salen a construir mediaguas a los desprotegidos y luego, cuando son importantes empresarios, aportan mucho a la Teletón. ¿No les basta con todo nuestro esfuerzo? ¿Quieren vengarse de nosotros solo porque somos poderosos? Lamentamos informales que no está en nuestros planes modificar nuestro estilo de vida, ni menos el de ustedes. ¿Para qué modificar la constitución si las cosas están tan bien? Su mayor privilegio hoy es que puede endeudarse hasta más allá de lo razonable, eso sí es libertad.

Atentamente, usted sabe bien quién (y no se olvide de votar por nosotros )

PD. El jefe les da permiso para sacar fotocopias de esta carta en el trabajo y repartirlas por ahí.

 

Personas Referencias
Anónimo Anónimo
Cristian Vásquez Diaz Edición @PiojoChile

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube